Fracasar sale caro

¡Comparte!

Zachary Gustafson, General Manager, Claims & InsuranceNow, Guidewire Software con motivo de la renovación en Insurtech Community Hub os comparte un artículo basado en sus reflexiones sobre la novela de Pratchett.

En la novela de Pratchett de 1993, Hombres de armas, de la saga Mundodisco, un personaje llamado Sam Vimes reflexiona sobre la idea profunda y contraintuitiva de que ser pobre es extremadamente caro:

“La razón por la que los ricos eran tan ricos, razonó Vimes, era porque lograban gastar menos dinero. Tomemos como ejemplo las botas. Ganaba treinta y ocho dólares al mes más concesiones. Un par de botas de cuero realmente buenas costaban cincuenta dólares. Pero un par de botas asequibles, que estaban bien durante una temporada o dos, y luego se mojaban muchísimo cuando el cartón se deterioraba, costaban unos diez dólares. Ese era el tipo de botas que Vimes siempre compraba y usaba hasta que las suelas eran tan delgadas que podía decir dónde estaba en Ankh-Morpork en una noche de niebla por el tacto de los adoquines.

Pero las botas buenas duraban años y años. Un hombre que podía permitirse cincuenta dólares tenía un par de botas que aún mantendrían sus pies secos dentro de diez años, mientras que un hombre pobre que sólo podía permitirse botas baratas habría gastado cien dólares en botas al mismo tiempo y todavía tendría los pies mojados”.

Desde entonces, este concepto ha generado una amplia ”teoría de las botas” que hace referencia a la injusticia socioeconómica e incluso una propuesta para un índice de precios de alimentos básicos en el Reino Unido.

La lógica básica en este caso trasciende el estatus socioeconómico. ¿Quién no se ha enamorado de un precio “demasiado bueno para ser verdad”, solo para descubrir más tarde que obtuvimos exactamente lo que pagamos y necesitamos hacer una compra adicional para remediar nuestro error de juicio anterior?

La visión de Pratchett sobre las botas también es válida para los electrodomésticos de cocina, las cañas de pescar y los empleados de la construcción: prácticamente cualquier bien o servicio que pueda imaginar, incluido el software empresarial. Es una reacción natural, especialmente en un entorno económico donde la inflación (tanto básica como social), el escaso capital de reaseguro y el mayor riesgo de catástrofe, están ejerciendo presión sobre los presupuestos de las compañías de seguros.

Recientemente he visto una tendencia en alza de ejecutivos de seguros que anteriormente eligieron una estrategia tecnológica demasiado consciente de los costes, sólo para encontrarse descontentos con el resultado. Y las razones varían. Quizás sea un producto que no va más allá de su piloto inicial, una carencia de profundidad funcional o una falta de experiencia lo que causa retrasos masivos en el proyecto, promesas de proveedores que nunca se materializan o cambios de liderazgo que ponen freno a la iniciativa.

Después de haber gastado cientos de miles (o en algunos casos, millones) de dólares en soluciones que, en última instancia, no satisfacen sus necesidades, estos líderes se enfrentan ahora a una decisión aún más difícil.

¿Permito que mi empresa siga luchando con una solución que no se puede entregar o que no es adecuada para su propósito? ¿Prolongo el status quo, manteniéndome alineado con nuestro presupuesto tecnológico, pero sabiendo que estamos perdiendo valor empresarial significativo en otra parte?

¿O debo tomar la decisión de descartarlo todo, asumir que es un coste irrecuperable, y seguir adelante por un camino más confiable y probado? ¿Estoy dispuesto a equivocarme y pedir permiso para empezar de nuevo? ¿Puedo hacer eso sin perder mi trabajo?

De cualquier manera, el coste final es ahora mucho mayor de lo que hubiera sido si se hubiera adoptado una visión más amplia al principio, tanto para el ejecutivo como para la empresa. Una mirada más escéptica ante un precio hecho para impresionar, un interrogatorio más exhaustivo de la sostenibilidad a largo plazo o una mayor ponderación de los intangibles asociados con esta decisión podrían haber eliminado un estrés financiero y emocional significativo en un proceso de planificación de diez años.

Entonces, ¿unas botas realmente buenas valen cinco veces más que unas botas baratas? Eso depende de cuánto tiempo puedas permitirte tener los pies mojados.

 

¡Únete a la Comunidad!

Recibe todas las semanas nuestro newsletter en tu email

Más artículos

Actualidad ICH

Proyecto Observatorio Insurtech

El mercado asegurador argentino se posiciona como un motor fundamental para impulsar el crecimiento económico, fomentar la generación de empleo y

HAZTE MIEMBRO DE INSURTECH COMMUNITY HUB

Forma parte de Insurtech Community Hub y tendrás acceso a los recursos que maximizarán el desarrollo de tu negocio escalándolo por Europa e Iberoamérica.

X